Home / Mente y Cuerpo  / Tres herramientas prácticas para ayudarte a romper malos hábitos

Tres herramientas prácticas para ayudarte a romper malos hábitos

"Donde existen las ganas, existen las maneras" - proverbio inglés Si le diste clic a este artículo es porque ya debes estar interesada en romper algún hábito que no te agrada tener. Y es que todos

“Donde existen las ganas, existen las maneras” – proverbio inglés

Si le diste clic a este artículo es porque ya debes estar interesada en romper algún hábito que no te agrada tener. Y es que todos los seres humanos tendemos a adoptar malos hábitos que sin concientizar, se vuelven parte de nuestro día a día: tronarse los dedos, aclarar la garganta, tocarse el cabello, halarse la blusa, en fin…

La buena noticia es que según Patricia Farrell, sicóloga clínica y PhD radicada en Nueva Jersey, todo mal hábito puede ser eliminado.

Por eso hoy comparto estos 3 ejercicios prácticos, básicos y que definitivamente pueden ayudarte a combatir ese mal hábito del cual quieres deshacerte:

1. Toma conciencia del mal hábito

Lo que esto quiere decir es que estés pendiente de tus movimientos o acciones durante el día para que te des cuenta de manera consciente de tu hábito (en lugar de seguir haciéndolo de manera automática). La idea de este ejercicio es buscar la razón que lo dispara: un momento de tensión, o de aburrimiento, por ejemplo.

2. Regístralo en un diario

Compra una agenda bella para este propósito y úsala como motivación para atacar al mal hábito. Escribe en ella los pros y contras de este hábito, y lo que estaba pasando a tu alrededor cuando se activó.

Ejemplo 1: Halarte la blusa que llevas puesta cada 5 minutos
Pros: se va a ver siempre bien, sin arrugas ni fuera de lugar
Contras: te hace lucir insegura ante los demás, luces incómoda con tu blusa
Pregunta: ¿qué circunstancia lo activó?

Ejemplo 2: Tronarte los dedos
Pros: ninguno
Contra: puede desfigurar las coyunturas de las articulaciones, hace un sonido que molesta a los demás, te hace lucir nerviosa (porque quizás lo estás)
Pregunta: ¿qué circunstancia lo activó?

Hay un efecto que se produce en el cerebro cuando escribimos las cosas, por eso los sicólogos recomiendan hacer este ejercicio por 15 días consecutivos.

3. Reemplaza

Esta es la parte divertida de estos ejercicios: decide optar por una alternativa para combatir y reemplazar ese momento.Idea 1: Puedes meditar en ese instante. ¿Cómo? Respira lenta y profundamente 3 veces y repite en tu mente: “no tengo por qué tronarme los dedos, no me hace falta”. Nadie tiene que darse cuenta de que estás haciendo esto.

Idea 2:
Puedes tener caramelos o goma de mascar de menta listos para disfrutarlos en ese momento.

Idea 3:
Puedes retocar tu maquillaje. Ten un espejo y polvo a la mano para combatir el impulso y ocupar tu mente en otra actividad.

Sólo tú puedes escoger el tipo de actividad que deseas usar para combatir el mal hábito. Estas son sólo sugerencias de los expertos. Cada persona es diferente y reconoce el nivel de su mal hábito.

Adicionalmente, estudios han comprobado que para comenzar a establecer un hábito se requiere de un trabajo consciente de manera consistente por lo menos por 30 días consecutivos. ¡Así que manos a la obra!

POST TAGS:

ahrens.claudia@gmail.com

Review overview